Loading...

Páginas vistas en total

Follow by Email

lunes, 7 de mayo de 2012

CONGA NO VRAE



Resulta difícil comprender el grado de perversión de todos los grupos  que se incluyen dentro de lo que se conoce como ‘izquierda’; desde los más radicales grupos armados maoístas (que actúan al margen de la ley y son financiados por el narcotráfico), pasando por los sindicatos de trabajadores y estudiantes (manejados por patria roja), hasta la progresía farisea y esquizofrénica conformada por burgueses clasemedieros y ricos, conocidos también como ‘caviares’ (siendo estos últimos, los más falsos y despreciables, ya que viven con gran confort y boato gracias al dinero a raudales que reciben de ONGs, gracias a su falso discurso de justicia social y defensa de los DDHH).

Todos estos grupos, vienen haciendo un paciente trabajo de concientización desde hace muchos años en las zonas más pobres y olvidadas del país, que consiste en engañar de manera ruin y ventajista a gente pobre, desinformada y ávida de reivindicación; haciéndole creer que ellos serán quienes se encargarán de ayudarlos a salir de la pobreza y de defenderlos de la maldad e insensibilidad de sus milenarios enemigos ricos, quienes pretenden engañarlos y robarles lo que por ley divina les corresponde en propiedad, y que son los recursos mineros del subsuelo donde habitan, y que no conformes con eso, estos ‘hombres malos’, pretenden además contaminar todo su hábitat natural. Es decir, en conclusión… que no tienen nada que ganar y sí mucho que perder con cualquier proyecto minero o de extracción de hidrocarburos.

Lo más vil de todo esto, consiste justamente en que se trata de un gran engaño. Lo más condenable y repugnante de todo esto, es la verdad que subyace tras ese discurso justiciero y reivindicativo. Ese discurso, en realidad no busca sacar de la pobreza ni reivindicar a nadie, lo que busca es exactamente todo lo contrario… es decir, ahuyentar toda posibilidad de generación de riqueza en aquellas zonas donde nunca la hubo, zonas habitadas milenariamente por gente pobre y olvidada por generaciones, y cuya única posibilidad, luego de tanto esperar, al fin se le presenta.

Las preguntas que caen de maduras serían: Y eso… ¿por qué? ¿Para qué? ¿Con qué fin se sabotearía la generación de riqueza? ¿Quién podría beneficiarse con eso? Porque obviamente suena absurdo, pero hay más de una razón y de un interesado en que así sea:

-      La minería informal: son miles de personas que se dedican a esta ilegal actividad que, además de ser extremadamente contaminante, no paga un centavo de impuestos y fomenta la esclavitud de miles de personas  -incluidos niños-  que trabajan en condiciones infrahumanas, y cuya expectativa de vida es considerablemente mermada al no ser protegidos con el equipo debido. Es este sector que trabaja al margen de la ley -que tiene además mucho poder económico-  al que no le conviene de ninguna manera que la Minería Formal (Conga, por ejemplo) inicie actividades, y destinan fuertes sumas de dinero para sobornar a dirigentes gremiales y políticos de izquierda para que les ayuden con su poder de convocatoria para que esto no se realice.

-      Gremios de trabajadores de mineras extranjeras: estos gremios, manejan también mucho dinero, y constituyen mafias realmente poderosas que destinan fuertes sumas para impedir la mayor producción de algunos metales para poder manejar especulativamente el precio internacional. También este grupo está interesado en sabotear la Minería Formal en el Perú.


-      Los políticos de izquierda en general: quienes no tendrían razón de existir si no hubiera pobres, y toda posibilidad de generación de riqueza que amenace con sacar de la pobreza a su nicho de electores… suele ser inmediatamente neutralizada. Es decir, más claramente: a más pobres, más trabajo y mejores ingresos para el político de izquierda. A menos pobres, todo lo contrario. Iniciada la segunda mitad del siglo XX, tanto en Francia, como en otros países de Europa de occidente, los principales líderes socialistas tenían casi tanto poder como los presidentes de sus respectivos países, y conforme esos países fueron desarrollándose y saliendo de la pobreza hasta convertirse en países industrializados y ricos, todos esos líderes socialistas fueron perdiendo poder poco a poco hasta perderlo totalmente y casi desaparecer políticamente. Esta es una prueba histórica que el socialismo, requiere como caldo de cultivo para existir, que haya pobreza… y que sin ella… no existe. Y aquí en el Perú, obviamente esos politicastros no están dispuestos a soltar la mamadera tan fácilmente.


-      El narcoterrorismo: estos grupos armados, están también interesados en sabotear todo tipo de generación de riqueza formal  -vía inversionistas privados y legales en el rubro de hidrocarburos-  ya que al pretender crear éstos, focos de desarrollo en zonas aledañas a sus zonas de operaciones, debilitarían los argumentos reivindicativos con los que reclutan y secuestran a jóvenes y niños para sus criminales fines, y utilizan el dinero sucio del narcotráfico trabajando en pared con ellos, creándose una relación de mutua dependencia.

Finalmente, la conclusión queda muy clara: el objetivo final de los movimientos socialistas (y todas sus demás denominaciones y derivados) es el de fomentar el subdesarrollo y la pobreza para poder existir. Sin pobreza, desaparecerían, morirían, dejarían de existir. Sus actos obedecen al más primitivo instinto de conservación, el mismo  que hace que virus y bacterias muten para defenderse del  sistema inmunológico, el mismo instinto que hace que una rata que se siente arrinconada por alguien le salte a la cara.
Veremos quién gana.

MAURICIO ROZAS VALZ



1 comentario: