Loading...

Páginas vistas en total

Follow by Email

martes, 10 de julio de 2012

NO COMPRES, ADOPTA



Quizás no sabías que, detrás de ese pequeño animal de raza que ves en la calle… hay una hembra a la que hacen parir sin descanso hasta que muera, que  pasa toda su vida sufriendo dolores de parto.

Quizás no sabías que, al comprar un animal en una de estas tiendas de mascotas, fomentas –sin querer-  un cruel negocio que consiste en hacer parir una vez tras otra a las pobres hembras.

Quizás no sabías que, a las crías de estas hembras de raza, las destetan al mes de nacidas para meterlas en pequeños cubículos donde a las justas pueden moverse.

Quizás no sabías que, en muchos de estos locales, dejan pernoctando a los pobres animales en esos pequeños cubículos, causándoles un estrés excesivo y a veces incluso les dejan las luces encendidas.

Quizás no sabías que, la mayor parte de estos llamados ‘criadores’ de animales de raza, no sienten afecto alguno por sus animales. Únicamente les interesa su negocio y salir en la foto con su animal campeón, el cual, terminado el concurso… regresa a su cubil debidamente encerrado y no tiene acceso a ningún otro ambiente y no reciben ninguna clase de calor humano.

Quizás no sabías que, comprando un animal de raza… colaboras y hasta fomentas a que el vil negocio del tráfico de animales funcione, ya que, hay organizaciones criminales que se dedican al tráfico de animales robados.

Quizás no sabías que, a estos comerciantes de animales les interesa un pepino quién les compre. Sí es o no alguien cuidadoso o que realmente quiera a los animales y estén dispuestos a cuidarlos. Muchas veces es para complacer el capricho de un niño que toma al animal como un juguete del que luego se aburre y, entonces… ya pasa a ser una carga que ensucia y ocasiona gasto y ven la manera de deshacerse de él.

Quizás no sabías que, para los dueños de estas tiendas de mascotas, los animales son simplemente mercadería, para ellos no hay diferencia entre una bolsa de balanceado, una cadena, un perro o un gato… les da exactamente lo mismo. Cuánto me costó… en cuánto lo vendo.

Quizás no sabías que, a diferencia de las tiendas de animales… en los albergues al menos se trata de verificar la calidad de las personas a quienes se entregarán los animales. Al menos se intenta minimizar el riesgo de que caigan en manos inadecuadas.

Quizás no sabías que, hay miles de animales que viven en las calles o hacinados en albergues temporales esperando por un hogar… esperando por ti.

Por eso… no compres uno de raza, adopta uno sin casa.



MAURICIO ROZAS VALZ

13 comentarios:

  1. Te agradezco desde lo más profundo de mi alma por este post. GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienes nada que agradecer, estamos en la misma causa. Es importante que la gente sepa todo esto. Un abrazo

      Eliminar
    2. y no solo perros y gatos, también conejos, cobayas, hamsters....las pequeñas mascotas, las grandes olvidadas del maltrato animal......¿como puedes esperar que la gente entienda que hay que cuidar adecuadamente a un conejo, si lo venden por 20€ y solo vacunarlo ya cuesta 50€ y castrarlo mas de 150€? el mensaje que dan es terrorífico....www.madrigueraweb.org

      Eliminar
  2. Un mensaje excelente Mauricio, y que debe llegar a mucha más gente para que aprendan que al comprar un animal le quitan hogar a un abandonado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Marisol, compañera antitaurina... de los míos. Besos.

      Eliminar
  3. Me hace recordad mi infancia y gran parte de mi adolescencia, en la casa en que vivía en los 80 y parte de los 90, pasaba muy cerca un pequeño río (Santa Anita), parte del río Rimac, siempre pasaba por ahí para ir a buscar a mis amigos y cruzaba un pequeño puente, ese río y puente se convirtió en lugar de abandono de gatos y perros envueltos en bolsas, muchos inclusos con las patas amarradas para que no haya mayor escapatoria. Una vez cuando pasaba por ahí, logre escuchar unos pequeños maullidos, me acerque y logre divisar unos gatitos muy pequeños dentro de una bolsa de plástico, baje ensuciándome todo y me los lleve a casa, ese fue mi primer rescate, logre alimentarlos y salvarlos a todos, le busque dueño y otros tantos me los quede, aun hoy recuerdo a; Junior, Ornella, Negro, Michifus, Baqui, Trigris, Cieguis y muchos más. Luego se me dio por recoger perros atropellados, con sarna y enfermos, tenia una suerte para encontrármelos en mi camino y el mercado, y me era imposible pasar de frente. Renegaba de mi "suerte" por que yo carajo, pero al final siempre me los llevaba a casa. Así conocí a un veterinario que al principio me cobraba normal y luego muy barato, ya me conocía, mi estimado Dr. "Lucho". Durante mucho tiempo tuve muchos perros, como olvidar también a; Kayser, puma, muñeco, bronco, negro, flaca, mota, che perla, hormiga, dulce, oso, paruro, y muchos muchos más. A varios tuve que sacrificar, sufrían y no había salvación (sobre todo los atropellados), vaya que me fui a la quiebra con las vacunas, inyecciones, anestesias, pastillas, alimentos, leche para los gato, atum y muchas cosas más. Aunque debo reconocer que tenia suerte en encontrarles dueño, pero por una extraña razón al poco tiempo aparecía otro, y así fueron pasando los años, llegue en su momento tener en una pequeña casa, 14 gatos y 7 perros, todos recogidos en busca de dueño, muchos se quedaron hasta el final con nosotros, ya la última me la traje a San Borja (Flaca) y murió de viejita pero querida por nosotros. Hoy no tengo perros ni gatos, me es imposible tenerlos y cuidarlos, hay que ser responsable. Muchos recuerdos y experiencias que en este momento no tengo en la mente, pero hay algo extraño cuando regreso a mi antiguo barrio y paso por ese puente, hoy más moderno y estructurado, no puedo evitar voltear a los costados diciéndome que no haya nada y cruzo los dedos, no se si es miedo a la responsabilidad ó a conocerme y saber que llegado el momento, una vez más, no podre pasar de frente. Amo a los animales por el amor desinteresado que siempre nos demuestran y por lo mucho que nos enseñan, y bueno ya para no hacerla larga no contare mi experiencia con aves, pajaritos y loros que alguna vez encontré, nunca me gusto tener nada enjaulado y siempre terminaba, una vez sanos, soltándolos como debe ser y como debemos aprender. Así que ya sabemos, no compremos animales, busca uno, siempre abra uno en busca de hogar y mucho amor que entregar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante todo lo que cuentas, Joseph. Todo eso habla muy bien de ti. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Qué hermosa historia la de Joseph, creo que las personas como él, no son de este mundo tan injusto y tan cruel. El mundo va a ir cambiando si seguimos fomentando amor hacia los animales, las personas como Joseph que no lo piensan dos veces cuando ven a un animal necesitado de ayuda, los que tienen albergues, los voluntarios que ayudan, los que difunden, los que donan y por último, los que adoptan una mascotita. Todos, de alguna u otra manera, podemos colaborar y crear conciencia. Abrazos amigos animalistas.

      Gloria Murillo V.

      Eliminar
  4. Gracias Mauricio por este post, es verdad, estamos en la misma causa. Yo adopté, hace ya dos años a mi perrita Anita, un "ser humano" la había tirado a un tacho de basura con todos sus hermanitos; por suerte todos ellos ya encontraron un hogar. Unas horas mas de Anita en ese tacho de basura, moriría indefectiblemente. Hoy ella es mi familia. Abrazos
    Diego

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvo mucha suerte Anita. Es reconfortante saber que hay gente como tú y como los otros amigos que comentaron esto líneas arriba.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  5. Me encanto. Te agradezco el aporte para que paremos el comercio de animales de raza y para que ningún callejerito sea mas callejerito, que todos tengan un hogar y una familia que los ame. GRACIAS!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu comentario, Laura, seguimos en la lucha.

    ResponderEliminar
  7. Todo lo que dices es cierto Mauricio, a un comerciante lo único que le interesa es su negocio, sus ganancias. Qué pena que aún existe gente que no ha reparado en esos detalles, porque de hecho he visto gente que tienen mascotas que han sido compradas y las aman mucho pero, no tienen la mínima idea de todo lo que hubo detrás de esa compra. Voy a compartirlo en el facebook, es necesario que la gente lea tu nota y si es posible compartirla cientos de veces. Si todavía existen ciegos que no quieren darse cuenta, que lean y conozcan la monstruosidad que ellos financian. Un abrazo.

    Gloria Murillo V.

    ResponderEliminar