Loading...

Páginas vistas en total

Follow by Email

lunes, 2 de julio de 2012

EL MUKI



Eratóstenes Rivera fue un niño ejemplar. Desde sus primeros años destacó en el colegio y ganaba absolutamente todos los concursos de matemáticas que se organizaban, ya sea dentro del mismo colegio e incluso los interescolares. Sus amigos en la adolescencia lo apodaron cariñosamente como ‘El Muki’ (*) porque dejó en claro que sería ingeniero de minas.

Terminada la secundaria, efectivamente ingresó a la universidad y en tiempo record se hizo ingeniero adelantando cursos y con óptimas notas. Su gusto por las matemáticas también lo llevó a aprender en paralelo a manejar con gran maestría el sistema de hoja de cálculo Excel, al punto de desarrollar una y mil fórmulas para todo tipo de proyección a futuro de cualquier rubro. No había nada que sus hojas de cálculo no pudieran proyectar a futuro con una falibilidad de más menos uno por ciento. Es decir, por poner un ejemplo, si alguien le daba las fechas su de nacimiento, de la salida de su primer diente, de su primera paja y del día que le salió su primer pendejo… Eratóstenes Rivera podría decirle con gran precisión cuántos hijos tendría, en qué año y de qué sexo. Incluso si serían heterosexuales, homosexuales, bisexuales o transexuales. Si alguien tenía la fortuna  que su madre apuntó la fecha de su primer pedo y a eso le sumaba su primer empacho… la hoja de Excel de Eratóstenes Rivera calcularía con precisión si en la adultez sufrirá de úlcera gástrica o no, y de ser positiva la respuesta… exactamente a qué edad y si morirá por causa de ello o no.

La hoja de Excel de Eratóstenes Rivera también podía calcular si alguien sería rico o no, sólo bastaba con decirle a qué edad tuvo su primera bicicleta y de qué marca, con eso era suficiente. Lo que pocos se atrevían a consultar con el buen Eratóstenes era la fecha en que morirían, ya que bastaba con ingresar su fecha de nacimiento más las fechas en que murieron sus ocho bisabuelos,  y era suficiente para saber el día e incluso la hora en que se dejaría de existir.

Aquella hoja de Excel también tenía un sistema de pequeños cuestionarios para saber con precisión si se era bondadoso o malvado, si inteligente o bruto, si guapo o feo. Por ejemplo, para saber si era bondadoso o no, bastaba con ingresar los juegos de su preferencia cuando niño… si le gustaba el monopolio y siempre ganaba… podía estar seguro de ser un perfecto hijo de puta; o si le gustaba escuchar a Cristian Castro o a los hermanos Yaipén… era un subnormal; y según la cantidad de fotos que tenía su madre exhibiendo en la sala y la cantidad de espejos en su casa… si era guapo o irremediablemente feo.

Por último, tenía también un sistema más complejo en el que debía ingresar la fecha de su primer polvo, mas la cantidad de novias y amantes que tuvo, mas fotocopias de sus tres últimas boletas de pago, si usaba calzoncillos Boston o no, y por último, el año de fabricación de su último automóvil… esos datos eran suficientes para saber con precisión cuanto gastaría en burdeles y de qué nivel por el resto de su vida.

MAURICIO ROZAS VALZ



(*)Muki: duende que habita en la minas en la mitología andina.

2 comentarios:

  1. Podría considerar que soy novata en blogs., asumo que te gusta leer literatura, por lo que no entiendo ¿Por qué escribir en un blog. y no concentrar esfuerzos en escribir una novela?. Obviamente requiere más tiempo, lo cual enriquece su concepción y contenido. Mis pocos acercamientos a los blogs. han ido a la política, para lo que me parecen más útiles.

    ResponderEliminar
  2. Ya tengo un libro publicado y otro en camino. Agradezco tu sugerencia y el hecho que te tomes el trabajo de dejar un comentario. Te lo haré saber para invitarte a la presentación.
    Gracias Jenny.

    ResponderEliminar