Loading...

Páginas vistas en total

Follow by Email

lunes, 20 de febrero de 2012

SOLEDADES




Casi todos los solitarios suelen decir, siempre que pueden y a cada persona que conocen, que están satisfechos y hasta contentos con su soledad. Para esto se procuran compañías realmente ricas, como libros, revistas, discos, videos, televisión con cable, computadora con internet, cigarrillos y café.

Al llegar la fría noche (extrañamente mas fría en verano), llegan a sus mini-fortalezas con un forzado entusiasmo, y reciben cortésmente el “hola” del televisor, el “buenas noches” del stereo, el “ya era hora” del refrigerador, y el “hola mi amor” del libro de turno. Se aligeran de ropas, se ponen cómodos y ejecutan su diario ritual, dando a cada compañero su debida atención para que no se resienta.

Sin embargo, no parecen tan contentos como suelen decir, incluso llegan a poner en duda el dicho: “mejor sólo que mal acompañado”. Sus números telefónicos, fueron impresos por error en la guía de otra ciudad. En algunas ocasiones son visitados por eventuales amantes en igual situación y se degluten con avidez, y el compromiso mutuo de: “sólo esta noche”, y quedan con la sensación de haber soñado un banquete y al despertar, sólo encontraron un paquete de galletas.

Es extraño, pues sin embargo se resisten a abandonar su soledad, se vuelve como una adicción, una suerte de “síndrome de Estocolmo”, una extraña amistad entre la soledad y el solitario. 

MAURICIO ROZAS VALZ

2 comentarios:

  1. Cierto es que la soledad tiene un encanto particular, sobre todo, aquella sensación de libertad e independencia que nos ofrece pero cierto es también que la soledad absoluta no es el estado ideal de ningún ser humano. Hay que aprender a encontrar el equilibrio ideal que permita no perder esa independencia, esa libertad. Otra historia se escribe cuando, por culpa de una decepción o el fin de un amor y con el corazón partio¨, nos vemos obligados a estar en compañia de esa soledad, pero esa, esa es otra historia,

    ResponderEliminar
  2. Me dejó pensando mucho Mauricio....considero que no nacimos para estar solos, para vivir solos. Obvio que no solo se trata de encontrar una pareja, pero estar solo no es saludable, ni es nuestro diseño. Gracias por este post :)

    ResponderEliminar