Loading...

Páginas vistas en total

Follow by Email

miércoles, 29 de febrero de 2012

DIEZ SEGUNDOS DE LUCIDEZ


Se ha escrito mucho sobre el tema de la ética y la moral. Al respecto, no sería conveniente entrar en detalles llenos de subjetividades que colindan con lo cultural y lo histórico, puesto que lo que este modesto servidor intenta, a través de estas líneas, no es abrir un debate bizantino, agotador e inconducente. Simplemente trataré -con las limitaciones propias de un artículo breve- de ser lo más explícito posible sobre el tema del maltrato animal.

Empezaremos por aclarar el trillado -y no menos respetable- tema del vegetarianismo, como opción legítima de libre elección de las personas, más no como condición sine qua non, para defender la causa del maltrato animal. La especie humana, como los felinos, los osos, los escualos e incluso algunos primates, es una especie carnívora, y está probado científicamente que el salto exponencial del cerebro del humano actual se dio desde que comenzó a comer carne. El hombre primitivo, salía en hordas a cazar animales con lanzas y otros objetos para alimentarse con su carne y abrigarse con sus pieles. Luego, ya con la evolución de la especie y la formación de las tribus que finalmente se convirtieron en ciudades… fue que se creó la industria de crianza de animales para su posterior sacrificio y consumo. La carne contiene proteína, que es un nutriente básico y además, no sólo es necesaria, sino que la necesidad de ingerirla forma parte de nuestro instinto más primitivo.

Pregunto ¿qué tendrá que ver el ser carnívoro con que se disfrute de torturar y maltratar un animal? ¿Es acaso ‘malo’ un león, o un oso por atacar otro animal para matarlo y comérselo? Si a alguien le gusta la carne de pavo ¿Eso le daría derecho a cubrirlo de clavos y agujas provocándole intensos dolores, y encima a invitar a sus amigos (que pagan entrada) para que aplaudan emocionados y sonrientes mientras el animal se desangra y desgarra de dolor? ¿Qué necesidad básica de alimentación podría justificar, el llenar a un indefenso ganso con el pico amarrado hacia arriba hasta que reviente para preparar el embutido foie gras? ¿Qué necesidad básica de alimentación podría haber en una persona rica que sale a matar animales al campo, sólo para lucir ante sus amistades su buena puntería y probar sus armas nuevas, y quedar como muy excéntrico colgando las cabezas de sus víctimas en su sala? ¿Qué necesidad básica de alimentación podría haber en una persona que con su caña nueva sale a matar peces sólo por distraerse, y encima lleva a sus hijos para que vean al pobre pez retorcerse en su agonía? Ya existe una industria de la pesca y del ganado de engorde. Si fuera para comer, podría comprar carne de animales ya muertos que venden en los mercados… esos animales muertos no obedecen a ninguna necesidad, sino al solo placer de matar animales indefensos.

Los que llaman ‘hobbie’ a la caza, ‘deporte’ a la pesca, ‘tradición’ a las corridas de toros, y otros eufemismos de placeres perversos y malvados, que no mientan pues, que no le acomoden el nombre a su perversión. Por qué no admiten, de una vez por todas, que lo que realmente buscan es saciar su sed de sangre, su gusto por el sufrimiento, su placer de actuar con ventaja y su instinto asesino reprimido. Por qué no admiten que, lo que realmente les gusta es matar, sobre todo con ventaja. Por qué no admiten, quienes gustan de las corridas de toros, que lo que realmente les gusta: es ver desangrarse y sufrir dolores espantosos a los pobres toros, y por qué no, para variar, ver que eventualmente un torero muere despanzurrado?

Al comienzo de este artículo, mencioné la palabra moral. Creo que me extendí demasiado… lo que quise decir era que, aquello que llamamos: ‘Madurez Moral’ no es otra cosa que la capacidad de ponernos en los zapatos ‘del otro’. En el caso de los toros, ponernos en sus pezuñas, y así… de acuerdo al animal que sufra maltrato. Todos pasamos por etapas irreflexivas, etapas en que no tomamos conciencia de nuestros actos y aún no aprendemos a ponernos en los zapatos ‘del otro’. Durante esas etapas somos capaces de cualquier atrocidad. Sólo son necesarios diez segundos de lucidez, de vernos en los ojos de un inocente animal, de tratar de imaginar en nuestro cuerpo el dolor y el horror que pueden padecer… entonces, luego de que nos han sido dados por la gracia estos diez segundos de lucidez… ya no hay marcha atrás.

MAURICIO ROZAS VALZ

4 comentarios:

  1. ¿Cuán bravo puede ser un herbívoro?Para mi las corridas de toros están basadas en la tortura, el dolor y el ensañamiento con el toro, donde hay un uso injustificado de la violencia.. eso de rasurar los cuernos a un toro es como cortarle los bigotes a un gato, los cuernos de los toros, al igual que los bigotes de los gatos, ayudan a los animales a orientarse, con lo cual un cambio repentino altera su coordinación .. además las corridas de toro trasmiten valores negativos a la sociedad.. Una amiga me contó q incluso hay padres q llevan a sus hijos menores de 18 a presenciar las corridas en Acho ..esperando q disfruten y festejen con el maltrato al animal.
    Una vez leí en una entrevista a un torero q decía q para el un toro era como un "lienzo" en donde el podía expresar su arte.. que patético!!

    ResponderEliminar
  2. los Taurinos siempre atacan con la muletilla q todos los antitaurinos somos vegetarianos y eso no es verdad, tal es el caso q soy antitaurino y como carne!! el animal debe ser beneficiado en un camal y no en un especataculo cruel y violento!!

    ResponderEliminar
  3. Soy Josemaría Férez (chemo_the_emo) en twitter para que me ubiques Mauricio.
    Quise comentar este artículo porque de manera respetuosa pienso diferente en esta ocasión, considero que el hecho de que el cerebro humano evolucionara por comer carne no justifica que en la actualidad seamos vegetarianos, actualmente es factible llevar una vida libre de productos animales desde el nacimiento y se tiene un desarrollo cerebral y físico idéntico a los que si comen productos animales,multitud de organismos internacionales, de Estados Unidos, de la Comunidad Europea, etc han señalado que la dieta vegana no sólo es factible sino mucho más sana y efectiva en la prevención de diversas enfermedades, la proteina que contiene la carne se encuentra en productos vegetales y de mejor calidad, hay multitud de personas que viven día a día sin consumir nada de animales, un ejemplo claro es Gary Francione, para mí el máximo representante de la filosofía que postula que los animales deben ser protegidos, seguro sabes muy bien quien es, en fin, desde mi óptica no podemos ser defensores de animales completos hasta que defendamos a los animales destinados a consumo justamente no comiéndolos, Einstein y Da Vinci eran vegetarianos, Martina Navratilova, Prince Fielder, deportistas de altísimo rendimiento lo son también.
    El tema de las corridas de toros sin duda es terrible, pero para mí es aún más terrible el destino de los animales para consumo, ellos no sólo sufren durante quince o veinte minutos una agonía absurda, ellos toda su vida sufren en todo momento, no tocan el pasto siquiera!, las vacas lecheras son preñadas cada vez que físicamente es posible, para que cuando den a luz les arrebaten sus becerros al instante, generándoles un sentimiento terrible y una desesperación pavorosa, y eso se repite toda su vida, hasta que a fin de cuentas es sacrificada de quien sabe que manera para que las comamos, ni que decir de los cerdos, de los pollos, de los patos, en fin, ellos sufre todo el tiempo, de verdad no concibo que alguien que vea la manera en que viven los animales de consumo pueda ignorar su situación, basta con ver cualquier documental o ir al mercado de carne de su localidad, no justifico para nada las corridas de toros, pero me pongo en el lugar de los taurinos y claro que somos incongruentes comiendo un filete y gritándoles a ellos que no vayan a los toros, porque creo que hay incluso más crueldad en la vida de una vaca que la que hay en un toro, sin justificar evidentemente ninguna de las dos, yo empezé dejando de comer mamíferos, por recomendación de Fernando Vallejo, ellos tienen el sistema nervioso más parecido al nuestro, sienten como nosotros, despúes dejar el pollo y el pavo, que tienen un sistema nervioso un poco menos desarrollado, despúes los peces, esa es mi personal cadena ética, partiendo de que para mí no es correcto comer nada que respirara, y con todo respeto yo si considero que no se pueden defender a los toros olvidándose de millones y millones de animales que diarío sufren un destino muchisimo más violento y terrible, pero que no es un espectáculo público, para mi es incongruente y todos los animalistas debemos empezar a dejar de consumir animales, genera una tranquilidad mental impresionante no ser cómplice de vidas llenas de miseria como los becerros que viven unos pocos meses, lechones, cabras, etc, pero es un cambio gradual que invito a todos a plantearselos, hay que querer a todos los animales, ya no es necesario que nuestro cerebro evolucione, y si para evolucionar necesitamos un holocausto de billones de animales yo me quedo como estoy

    ResponderEliminar