Loading...

Páginas vistas en total

Follow by Email

miércoles, 10 de octubre de 2012

ATRAPADO





Es casi de madrugada, y he sentido en el pecho la opresión de las cuatro paredes de mi habitación... y una atmósfera densa que dificulta mi respiración. Y me doy cuenta  que he ido envejeciendo y que me siento frío… como mármol de hospital... seco como un cráter lunar.

¡Habla! ¡Respira! Siente los latidos de tu corazón “estás vivo” y eso parece aminorar la náusea, el vértigo, que te produce el voraz vórtice de la nada...  que tarde o temprano terminará por devorarte... y más pronto, en cuanto más desamparado y temeroso te sientas... ya que es un monstruo que se alimenta de tus temores más profundos.

Puedes cantar... mejor no, bailar y reír si quieres... mas nunca olvidar estar alerta... pues si agudizas tu oído, entre la música distinguirás un rumor sordo... el inequívoco y rastrero movimiento de una cascabel.

A veces te sientes como flotando en una nube y de pronto ¡El vértigo! Y te das cuenta de que has caído en el mar y piensas que te ahogarás… pero no. Verás extasiado el lento desplazamiento de formidables animales marinos y sentirás el suave azote de sus pesadas aletas. Percibirás, los ecos de algún antiguo naufragio  (anterior al tuyo), y sonreirás... y te sorprenderá no sentir la indecible angustia del ahogo y del silencio marino... y te darás cuenta que no te puedes morir... y eso porque acaso, hace tiempo que ya estás muerto... y ya no hay dolor para los reincidentes... ni una segunda oportunidad para los desheredados como tú... y serás más consciente que nunca de lo irrevocable y único, aún del acto más pueril de tu existencia.

De pronto saldrás de tu éxtasis al ser lanzado de nuevo a la superficie... y caerás en la cuenta que al amanecer brumoso el aire es frío y la playa está desierta. Sólo está ella... ¡La esperaste tanto! Y es tan bella que tratas de gritarle, pero las olas ahogan tu voz, la tornan ininteligible. Tú ves que te sonríe de una manera enigmática, pero te tornas triste... pues no te puedes acercar y eso porque hace tiempo que su rostro se escurrió por los sumideros de tu memoria....simplemente se te olvidó.

Ha levantado el sol y disipado la bruma... pero lejos de lo que pensaste, la playa se encuentra aún más desierta que antes... ya ni siquiera está el espejismo del rostro que hace tiempo olvidaste... y no puedes evitar sentirte como un niño que en medio de una confusa multitud de pronto se perdió de sus padres... y te desesperas y hasta quisieras llorar... pero ¡No! Pues ya no eres aquel niño y tus lágrimas no caerían en la fría vereda de una tarde lluviosa, sino en las arenas candentes de aquella playa, al medio día… y no recibirías la ayuda misericordiosa de algún distraído transeúnte; más bien, del vapor que desprenderían al contacto con la arena ardiente, verías dibujarse fantasmas de horribles y burlones rostros que gozarían, hincharían y deformarían  ante tu dolor... y entonces, no sería sólo la pena y desesperación... te sentirías además insignificante y ridículo, como aquel infortunado compañero de aula que de niños -y para la burla de todos- cedió ante el apremio de una dolencia estomacal.

Pero no te asustes ¡abre los ojos! Y vuelve el rostro... estarás de nuevo en tu fría habitación... acércate al espejo y observa… observa ese tu rostro endurecido y la mirada lánguida de tus ojos vidriosos... vuelve ahora, la mirada torva hacia el cristal de tu ventana... observa el sol ascendente y el infinito azul del cielo, ¡Eres un hombre! Acaso triste, pero simple, hombre... pero no te está permitido llorar... sorbe un trago de café amargo (como tu existencia) eso evitará que te marees en los continuos viajes de tu espíritu tránsfuga, que deberá buscar un morboso y masoquista placer en el dolor.

Las horas pasan lentas y ya no esperas nada ni a nadie; pero… ¿Y esa carita? ¿Por qué te quieres ir? Si todavía falta lo mejor. Recuerda: “no hay límites para el horror”


Gustavo Rozas Valz

Nov. 1,991

2 comentarios:

  1. Hoy es la tercera vez que lo leo, no puedo dejar de comentar que la primera vea que lo leí me dejó helada y todavía no logro superar los sentimientos de angustia que me produce, no se si era esa tu intención. Un abrazo Mauricio.

    ResponderEliminar
  2. Este relato no es de mi autoría, querida Sandra. Es de mi hermano Gustavo. Le haré saber tu comentario. Gracias.

    ResponderEliminar