Loading...

Páginas vistas en total

Follow by Email

martes, 25 de marzo de 2014

¿ES USTED UN FASCISTA Y NO LO SABÍA?







Con mucha frecuencia escuchamos y leemos, sobre todo en discusiones y comentarios políticos la palabra ‘fascismo’ y su adjetivo ‘fascista’. Se le usa mucho para hacer referencia a manera de insulto a posturas mal llamadas ‘de derecha’, ya que ser de derecha o de izquierda varía según el régimen imperante: por ejemplo, en la exURSS y en todo el bloque socialista de Europa del Este, ser de derecha era estar acorde con el régimen comunista y por ende, estar en contra era ser de izquierda. Ser de derecha, en todo caso, es básicamente ser un conservador y un defensor del sistema. Se suele caer en una contradicción flagrante que evidencia una clara ignorancia cuando se asocia al fascismo con el liberalismo. ‘Liberal’ viene, como no es muy difícil de deducir, de ‘libertad’… y nada más contrario a la libertad que el fascismo; pero antes de seguir, mejor revisemos el origen de la palabra en cuestión y un poco de su historia.

Fascismo viene del vocablo italiano ‘fascio’, derivado del latín 'fasces' que en su traducción al español sería el ‘haz’, pero no del verbo hacer; el haz es un símbolo que tuvo sus inicios en el imperio romano y que consta de doce varillas unidas con una suerte de soguilla y que representa la unión de fuerzas y era un símbolo de poder de los cónsules; tal y como podrán observar en la gráfica del presente artículo. Dicho símbolo fue tomado en el siglo XX en Italia por el dictador Benito Mussolini para representar su ideología y fue el fundador del fascismo tal y como lo conocemos. Debemos aclarar que el fascismo de Mussolini no solo era contrario al comunismo, entonces representado por la exURSS y sus aliados de Europa del Este, sino que también repudiaba al capitalismo, entonces representado por los Estados Unidos y sus aliados de Europa Occidental. La razón por la que Mussolini repudiaba al capitalismo fue porque era consciente de que dicho sistema traía como consecuencia inmediata la formación de una nueva clase media emergente y burguesa que le restaría poder de manejo de los recursos económicos al estado. Intentaremos ser didácticos en cuanto a las características de esta ideología para no extendernos mucho en todas sus variables, modalidades y períodos y lo que sufrieron muchas sociedades que vivieron bajo estos regímenes en todo el mundo en nuestra historia reciente. 

El fascismo tiene básicamente las siguientes características: un mandatario único y todopoderoso que a su vez es líder supremo de una ideología que se lleva casi como una doctrina religiosa fanática; un sistema económico corporativista totalmente dependiente del estado y su líder único; la ausencia total de libertades individuales, empezando por la libertad de credo, de pensamiento, de expresión, de prensa, de empresa y etcétera; una formación educativa ultranacionalista y militarista que empieza en las escuelas y que incentiva la obediencia y el culto a la personalidad del líder supremo y la xenofobia. Un sistema fascista es principalmente un sistema represivo y  restrictivo y que a su vez es vigilado por un estado policíaco violento y un sistema de espionaje cuidadosamente diseminado en todas las esferas de la sociedad para controlar cualquier intento de disidencia. 

Ajustarse a todas -o a la mayoría- de las características anteriormente mencionadas hace que un régimen sea considerado ‘fascista’, independientemente de la ideología o doctrina que se profese o practique. El asunto de fondo es el método de gobierno que se aplique o se promueva; si el método es la coerción… entonces estamos hablando de fascismo. Podríamos resumir al fascismo en una sola palabra: ‘coerción’. Fascismo es coerción y coerción es fascismo.

Aclarado esto, resulta oportuno mencionar, sin orden aparente, solo a algunos de los gobernantes fascistas entre vivos y muertos. Si bien no todos cumplen con el total de características, pues cumplen con las principales y se les puede llamar sin ninguna duda ‘fascistas’: empezaremos por su creador, Benito Mussolini (Italia), Adolf Hitler (Alemania), Francisco Franco (España), Rafael Leonidas Trujillo ‘El Chivo’ (República Dominicana), Idi Amin Dada (Uganda), Fidel Castro (Cuba), Augusto Pinochet (Chile), la ‘junta militar’ conformada por Videla, Viola y Galtieri (Argentina), Kim Jom un y Kim Il sung (Corea del Norte), Hugo Chávez y Nicolás Maduro (Venezuela), entre otros. Quizás usted no lo sabía, pero si simpatiza con algunos de estos personajes, pues le informo que es usted un simpatizante del fascismo. Ahora ya lo sabe.

Es importante aclarar que no todos los gobiernos autoritarios o dictatoriales pueden ser considerados necesariamente fascistas. Si no cumplen con el requisito básico del militarismo y el ultranacionalismo no podrán ser considerados tales, como en el caso de Alberto Fujimori (Perú, 1990-2000), o los que se rigen actualmente en Bolivia y Ecuador con Evo Morales y Rafael Correa, respectivamente.

Finalmente, y antes de recibir  -con cariño-  todas sus críticas (incluidos insultos derivados de sus iras santas), les confieso que este humilde servidor no simpatiza absolutamente con ninguno de todos los personajes –vivos o muertos- mencionados líneas arriba. Me declaro libre pensador y tomo distancia de la dicotomía anacrónica ‘derecha-izquierda’ y de toda doctrina enlatada que incentive el odio. Este modesto artículo solo intenta aclarar el significado de un viejo concepto que solo ha traído violencia, sufrimiento y kilómetros cúbicos de sangre a la humanidad.



MAURICIO ROZAS VALZ

12 comentarios:

  1. Te felicito Mauricio. Muy bien escrito y documentado. Estoy de acuerdo en todo lo que dices en el artículo sobre fascismo.

    Edgar Cáceres Escobar
    ecaceres@procon.com.pe

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la información.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante , felicitaciones Mauricio

    ResponderEliminar
  4. Camarada, el todo poderoso google te permite acceder a información bastante mesurada que valdría la pena contrastar con tu nota:

    "El concepto de izquierda política se refiere a un segmento del espectro político que considera prioritario el progresismo y la consecución de la igualdad social por medio de los derechos colectivos circunstancialmente denominados derechos civiles, frente a intereses netamente privados y a una visión tradicional o conservadora de la sociedad.

    En general, tiende a defender una sociedad laica, progresista, igualitaria e intercultural.

    El término Izquierda, como el de Derecha, tiene su origen en la votación que tuvo lugar el 11 de septiembre de 1789 en la Asamblea Constituyente surgida de la Revolución Francesa en la que se discutía la propuesta de un artículo de la nueva Constitución en la que se establecía el veto absoluto del rey a las leyes aprobadas por la futura Asamblea Legislativa.

    Los diputados que estaban a favor de la propuesta, que suponía el mantenimiento de hecho del poder absoluto del monarca, se situaron a la derecha del presidente de la Asamblea. Los que estaban en contra, y defendían que el rey sólo tuviera derecho a un veto suspensivo y limitado en el tiempo, poniendo por tanto la soberanía nacional por encima de la autoridad real, se situaron a la izquierda del presidente.

    Así el término "izquierda" quedó asociado a las opciones políticas que propugnaban el cambio político y social, mientras que "la derecha" quedó asociada a las que se oponían a dichos cambios.

    Satanizar a la izquierda es como pretender detener el avance de la sociedad civil, vincularla con posiciones anacrónicas, mencionar a la ex URSS, Corea del Norte o la "China de MAO" es mas absurdo aun, estos últimos son hoy lo que siempre pretendieron ser: los Dueños del Mundo (porque mayoría manda).

    Tu posición liberal, por ejemplo, es lo mas parecido a la definición de izquierda original, tu postura animalista no te libra de ser considerado una suerte de "fascio" sobre todo cuando participas en mitines, plantones, etc.

    El rechazo públicamente expresado, sea a través del medio escrito o televisivo también podría considerarse como un gesto "ANTI", que ya sabemos significa "CONTRA".

    Bienvenido a la izquierda del camino mi querido camarada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido camarada, muchas gracias por tu esclarecedor comentario que aporta a lo que aquí explico. En cuanto al significado de 'derecha-izquierda', en el párrafo: "Así el término 'izquierda' quedó asociado a las opciones políticas que propugnaban el cambio político y social, mientras que 'la derecha quedó asociada a las que se oponían a dichos cambios". Corrobora con precisión lo expuesto por mí.
      En cuanto a satanizar a la izquierda, no es exacto, marco distancia de esa dicotomía que ya perdió sentido a partir de la caída del muro de Berlín. Un libertario se rehusa por principio a aceptar etiquetas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Excelente artículo Mauricio, cada día se aprende algo nuevo y ahora ya me queda más claro el significado de ese término tantas veces utilizado para determinar a tal o cual gobierno, a veces hasta antagónicos. Cada vez que oía esa palabra solo me venía a la mente Benito Mussolini, el Duce!! jejeje


















    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar, querida compañera. Abrazos.

      Eliminar
  6. Como de costumbre, genio... ya me explicarás mejor algunos detalles en el Haití

    ResponderEliminar