Loading...

Páginas vistas en total

Follow by Email

miércoles, 7 de noviembre de 2012

QUIMERA





Silvana lo esperaba ansiosa. Hacía diez años que no se citaba con Augusto a escondidas. La última vez que se encontraron fue en casa de Augusto, dos meses antes de que ella se casara. Sus nervios eran mayores porque esta vez la cita era en su casa, la misma que habitaba con su marido y sus dos pequeños hijos. Ella hubiera preferido que el encuentro sea en otro lugar. Le daba un poco de pudor encontrarse con su ex novio en su propia casa y donde además dormían sus hijos, pero dado que su marido era muy celoso y a menudo la llamaba a distintas horas al teléfono de la casa para cerciorarse de que estuviera allí y  -dado también-  lo irrevocable de su decisión de encontrarse con Augusto… no veía otra salida.

Todo salió de acuerdo a lo planeado. Augusto llegó a las once de la mañana cargando unas cajas con uniforme de mensajero. Ella dejó la puerta de casa entreabierta para que él, al entrar, busque el dormitorio principal dentro de todo el laberinto de su enorme y lujosa casa donde lo esperaba totalmente desnuda y apenas cubierta por una pequeña bata de satín plateada. También estaba ya listo el jacuzzi lleno de espuma y una botella de champán en una cubeta de plaqué llena de hielo con dos copas sobre el mármol.

Entro por fin Augusto al dormitorio y, al ver a Silvana al frente suyo luego de largos diez años… no atinó a hacer nada. Se quedó durante varios segundos mirándola sin decir nada y con expresión confundida, como quien no llega a creer del todo que está viendo lo que está viendo. Ella empezó a reír nerviosamente y le hizo la típica señal de adiós con la mano izquierda con la que ellos siempre se saludaron cuando fueron novios. Aquel saludo era una suerte de ademán como quien desenrosca una tapa o gira una perilla hacia la izquierda. Él le respondió el saludo de la misma forma, aprobando la contraseña. 

Él se fue acercando sigilosamente hacia la enorme cama. Se sentó al costado de Silvana y, lejos de abalanzarse sobre ella… empezó a acariciarle las mejillas y pasó sus dedos por su lacia y rubia cabellera. Repitió ese ritual varias veces. No le decía una sola palabra. Sólo le acariciaba el rostro y luego le besó las manos. Ella también le acarició el rostro y jugó con su cabello. Él tomó el lazo de su bata y deshizo el nudo con mucha delicadeza, quedando totalmente desnuda ante él, quien se sacó la camisa y luego el pantalón con ayuda de los pies para quedar recostado junto a ella.

Ella le empezó a contar  -con comas y detalles-  todo lo sucedido en su vida durante los largos diez años que habían dejado de verse. Él le prestaba atención. No le interrumpía. Ella no paraba de hablar y él sólo se limitaba a acariciar su cuerpo con delicadeza hasta donde llegaba su mano. Ella se lo permitía, parecía disfrutarlo mucho. De rato en rato, algunas de las caricias parecían provocarle cosquillas, lo que hacía que riera con muchas ganas y eso era algo que él disfrutaba más que cualquier cosa. La risa infantil y escandalosa de Silvana fue lo que más extrañó en su ausencia y lo que siempre, además, retumbaba en su memoria cuando cualquier situación hacía que la recuerde.

El tiempo fue pasando sin que se percataran de ello, y él, al ver la posición del sol del atardecer que entraba por la ventana, le preguntó a qué hora llegaba su marido con los niños. Ella miró el reloj y se paró de un salto buscando su bata. Le dijo que se tenía que ir ¡ya! Que su marido solía llegar a las cinco de la tarde y que ya eran las cuatro y treinta. Él se vistió presuroso, cuando de pronto oyeron el motor de un auto que entraba por uno de los garajes. Ella lo tranquilizó, le recordó que la casa era muy grande, que tenía todo pensado y le pidió que la acompañe a una salida que, además de ser la más segura, sería la única salida posible que le daría un mensaje subliminal que él tendría que descifrar para saber al fin qué pasaría con su historia de amor

Llegaron apurados a una puerta que estaba a espaldas de la entrada principal que daba a un pequeño muelle donde había estacionadas varias motos acuáticas. Le dio una llave y le dijo que la tome la de color verde y que se marche. Le dijo también que no se preocupe por devolver la moto, que se la regalaba, que algunas veces eran robadas y nunca nadie perdía su tiempo denunciando.

Augusto, mientras aceleraba para pasar el oleaje con dirección al sol y miraba de reojo empequeñecerse las casas de la costa, se preguntaba qué le habría querido decir Silvana con eso de ‘qué pasaría con su historia de amor’; cual sería el mensaje subliminal al que ser refería… si quizás, ella seguiría siendo tan misteriosa como el mar… o si ese amor era tan imposible como llegar al sol por ese camino que a todos, cual espejismo, cuando lo miramos ocultarse en el horizonte pareciera conducirnos directamente hacia él.


MAURICIO ROZAS VALZ





No hay comentarios:

Publicar un comentario